CIENCIA , TECNOLOGÍA Y PROGRESO



  • La ciencia está al servicio de la humanidad y se utiliza la tecnología apropiada para lograr el desarrollo sostenible y mejorar la calidad de vida. Visiones de un Mundo Mejor. Mensajeros de la Paz de la ONU.

La técnica y el ser del hombre


A diferencia del animal, el ser humano es un ser técnico: homo faber. La técnica viene a suplir las deficiencias de su equipamiento biológico. El carácter fundamental de la técnica es ser un procedimiento instrumental, un determinado modo de saber y una acción "pro-ductiva". La técnica tiene siempre una base material, se inserta en proceso socio-cultural y se aplica a diferentes campos.

Técnica es el conjunto de todos los objetos, procedimientos y sistemas que, sobre la base de la construcción creadora, son fabricados para la satisfacción de necesidades individuales y sociales, y que a través de funciones definibles sirven a determinados fines y tienen en su totalidad un efecto de transformación del mundo. Filosfía analítica de la técnica. G. Rapp

La tecno-ciencia es el sistema en que técnica y ciencia se condicionan mutuamente: las técnicas promueven la investigación científica, que, a su vez, posibilita nuevas técnicas, que plantean, a su vez, nuevos problemas a la ciencia.

La tecnología es la universalización de la técnica por todo nuestro planeta y más allá de él. Adquiere una función de integración y sistema: se trata de llevar a cabo la "interacción de distintos medios y procedimientos, de manera que resulte una red completa del dominio de la naturaleza".

La cibernética es la ciencia que estudia el control y la comunicación en los sistemas complejos ya sean vivos o inanimados. Robert Wiener.

A la tecnificación de la razón se le llama razón instrumental: su "ser" consiste en "servir para" cualquier finalidad. Lo razonable es lo útil, lo que "sirve para". La "acción instrumental", y la razón que la acompaña y guía, establece una orientación por reglas técnicas que descansan sobre el conocimiento empírico. Habermas.
  • La dimensión en que, en otro tiempo, la teoría se orientaba a la praxis se ha visto estrangulada con la progresiva penetración de la ciencia en nuestra civilización. Las leyes de la autorreproducción exigen de una sociedad industrialmente avanzada que se mantenga, si pretende sobrevivir, en la escala de un dominio técnico constantemente ampliado sobre la naturaleza y de una administración de los hombres y sus relaciones mutuas cada vez más refinada en el plano de la organización social. En este sistema, la ciencia, la técnica, la industria y la administración se fusionan en un proceso circular. Teoría y praxis. Estudios de la filosofía actual. Habermas, J.
Llamamos tecnocracia al ejercicio, dominio y poder de la tecnología sobre el espacio y el ordenamiento político: establece la prioridad del "experto" sobre el "político" en las decisiones de las cuestiones socio-políticas.

  • El verdadero progreso es el que pone la TECNOLOGIA al alcance de todos. Henry Ford
  • La verdadera grandeza de la ciencia acaba valorándose por su utilidad. Gregorio Marañon
  • El mundo no ha cambiado por la política sino por la técnica. Friedrich Dürrenmatt
  • La mayor parte de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general, pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos. Albert Einstein
  • Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.
    Aristóteles
  • Principio de economía (Navaja de Ockham): No hay que multiplicar los entes sin necesidad, es decir, no hay que suponerse la existencia de más entidades que las estrictamente necesarias para explicar los hechos. Lo decisivo está en distinguir las necesarias de las superfluas.

Artificiales por naturaleza

  • La naturaleza no tiene ninguna obligación hacia los hombres ni ha firmado ningún contrato con ellos. Galileo
Es sin duda “racional” poner los elementos naturales a nuestro servicio para mejorar nuestra vida, prolongarla y hacerla más interesante, pero también parece “razonable” respetar y conservar determinados aspectos de la naturaleza con los que nos hallamos especialmente vinculados o que no podremos reemplazar si son destruidos. Después de todo, nuestra propia vida como seres humanos se nutre permanentemente de sucesos “naturales”.

En la naturaleza reina la indiferencia, en la cultura la diferenciación y los valores. Entonces debemos preguntarnos qué criterios de valoración podemos tener para fundar nuestras supuestas “obligaciones” hacia los elementos naturales. A mi juicio, podrían ser tres clases: unos descubrirán el
valor intrínseco de ciertas cosas naturales (¡o de todas!), otras atenderán a la utilidad de los elementos naturales para nosotros y por último los estéticos que se basarán en la belleza de lo natural.
Las preguntas de la vida. Fernando Savater.

La influencia de la tecnología en la psicología de los seres humanos

Los cambios mentales que se producen a partir de los cambios tecnológicos son difíciles de prever. Pero en todo caso, no conviene olvidar aquello en lo que insistía Huxley: la mente humana tiene una gran capacidad de adaptación al medio. Y lo que rodeará casi por completo a los seres humanos del futuro será la tecnología. Soy de los que piensan que la tecnología no es buena ni mala: depende de lo que se haga con ella. Y que si podemos ser remplazados por una máquina, nos merecemos que ocurra. El hábitat del unicornio. Luis Muiño


Elegir la humanidad

Debemos optar por un proyecto de autolimitación, en lo tocante a cuanto podemos hacer, de simpatía solidaria ante el sufrimiento de los semejantes y de respeto ante la dimensión inmanejable que lo humano debe conservar para lo humano. Consiste en revelarse contra el dogma oscurantista que suscriben los falsos progresistas, adoradores del mecanicismo científico: “cuanto puede hacerse, se hará; no es posible poner barreras al avance de la técnica”. ¿Y por qué no? La técnica es una herramienta, no un ideal en marcha. Debe estar al servicio de nuestros valores, no dictarlos: lo contrario no es progreso ilustrado sino idolatría atávica enmascarada.

Los humanos deben educar a los humanos y pactar acuerdos entre sí, pero nunca “fabricar” replicantes de acuerdo con proyectos que les priven de su filiación azarosa y de su libertad de elección. Es humano engendrar y criar semejantes, no diseñar modelos según el capricho de ocasionales prejuicios que la tecnología permite y el mercado hace rentables. Que nunca los unos sean artificial manufactura de los otros y deban considerarles asimétricamente ya no como semejantes sino como creadores. El valor de elegir. Fernando Savater

  • Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros; pero ya no producirá flores ni frutos. Rabindranath Tagore

No hay comentarios: