EL DINERO NO ASEGURA LA FELICIDAD



No hay relación entre el nivel de ingresos y el de felicidad. Sólo cuando los ingresos son muy bajos, cuando uno no gana ni para cubrir las necesidades básicas, se observa que la pobreza es una causa de infelicidad. Pero a partir del momento en que uno gana lo suficiente para salir adelante, no le hará sentirse más feliz.


La trampa laboral para trabajar más. Lista de valores contemporaneos:

A veces, únicamente es necesario ser consciente de la existencia y del peso de estas fuerzas externas para que dejen de ser trampas en tu modo de vida, y así proceder a reducir el ritmo. Reconocer que tú eres único y especial, al que no es posible aplicar reglas sistemáticas y reduccionistas, también puede ayudar:


  1. Más y mejor (especialmente objetos, propiedades, ingresos y estatus). Los objetos se valoran por encima de las relaciones personales. La carrera para obtener "más" requiere mucho dinero, por lo que nos obliga a trabajar más duro.
  2. Disfrutar de todo ya (no posponer gratificaciones)."Compre ahora, pague después". "Me lo merezco".
  3. Tener buen aspecto es importante. A veces se relaciona con estatus y prestigio.
  4. El éxito se mide por los ascensos profesionales.
  5. Obtener es más importente que dar.
  6. Sufrir es estúpido (evitar el dolor siempre que sea posible).
  7. El cliente siempre tiene la razón.
  8. Concentrarse es complacerse a uno mismo ("si me siento bien, tiene que ser bueno".
  9. La satisfacción laboral es más importante que las relaciones personales ("no puedo pensar en casarme y tener hijos ahora mismo; primero quiero dedicarme a mi carrera profesional")
  10. Ascender es más importante que permanecer en un trabajo donde disfrute.
  11. El hombre debe ganar el pan para su familia.
Vivir más, trabajar menos. Downshifting: una nueva opción de vida.John J. Drake
  • Los jóvenes ejecutivos disfrutan mucho su primer trabajo. El cargo, la secretaria, las comidas con los "peces gordos", la idea del poder, el sentimiento de codearse con los ricos: hay algo claramente seductor y adictivo en todo ello. Barrie Greiff y Presgton Munter.
  • La idea de la sociedad postindustrial está basada en tener y no en ser. Erich Fromm.
  • Nos desarrollamos y somos felices, no en virtud de lo que recibimos o tenemos, sino de lo que somos y expresamos. La filosofía, maestra de vida. Mónica Cavallé.
  • No es más feliz el que más tiene, sino el que desea menos cosas.
  • Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo. Leon Tolstoi
  • Sólo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos. Voltaire
  • Cuando poseemos algo y nos esclavizamos dependiendo de ese algo, ¿Quién tiene a quién? Déjame que te cuente... Jorge Bucay
  • "Que feliz sería yo con lo que no tengo": Si yo consiguiera tener lo-que-no-tengo, no me haría feliz, porque ese algo (coche, casa, novia, etc.), al tenerlo, dejaría de ser lo-que-no-tengo y, siguiendo el axioma, yo sólo puedo ser feliz teniendo lo-que-no-tengo. Déjame que te cuente... Jorge Bucay
  • La riqueza es como el agua salada, cuanto más se bebe, más sed produce.
    Arthur Schopenhauer
  • El capital no es un mal en sí mismo. El mal radica en su mal uso. Mahatma Gandhi
  • ¿Quieres ser rico? Pues no te afanes es aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia. Epicuro de Samos
  • La ambición está más descontenta de lo que no tiene que satisfecha de lo que tiene. Fénelon
  • Lo que distingue al hombre de los otros animales son las preocupaciones financieras. Jules Renard
  • De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero. Benjamin Franklin
  • La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. Karl Marx
  • El dinero es como el estiércol: no es bueno a no ser que se esparza. Sir Francis Bacon

La propiedad privada fomenenta las desigualdades, las envidias, la codicia, y hace que los humanos se identifiquen con lo que tienen y no con lo que son, replegándose sobre sus bienes y desdeñando la relación simpática con los demás. Pero también la propiedad privada permite el desarrollo de la independencia de cada cual, de su autonomía, su distanciamiento creador de la unanimidad del grupo y le permite desarrollar derechos y deberes basados en la deliberación racional y no en los automatismos colectivos. El afán de propiedad privada puede destruir la necesaria solidaridad que hace de una sociedad algo más que un montón de gente que vive junta por casualidad; pero la negación total de la propiedad privada aniquila el soporte simbólico y material de la personalidad humana, y convierte así a la comunidad en horda o cuartel.

Política para Amador. Fernando Savater.

El dinero puede comprar una casa, pero no un hogar.
El dinero puede comprar un reloj, pero no el tiempo.
El dinero puede comprar una cama, pero no el sueño.
El dinero puede comprar un libro, pero no el conocimiento.
El dinero puede pagar un médico, pero no la salud.
El dinero puede comprar una posición, pero no el respeto.
El dinero puede comprar la sangre, pero no la vida.
El dinero puede comprar sexo, pero no el amor.

1 comentario:

Juan Gabriel dijo...

Se puede llevar una vida armoniosa,sobria, virtuosa y sin excesos cuando ya no quedan deseos. La cuestión es si, para entonces, ya merece la pena vivir...
- El que menos cosas desea puede ser el mas feliz, pero tambien el mas ignorante...
- Que yo no pueda poseer algo que jamas pude tener no produce tanto dolor como el no poseer ya algo que antes tuve.

Balzac y otros, (yo entre ellos, como homenaje a mi modestia);)