CUIDAR O MATAR LA FELICIDAD CONYUGAL


La felicidad conyugal
  1. Cultivad lo mejor de vosotros mismos.
  2. Mostraos siempre tal como sois.
  3. Sed empáticos al máximo.
  4. No pretendáis corregir los defectos del otro sin antes reconocer sus virtudes.
  5. El mutuo respeto a la dignidad de la persona.
  6. La complementariedad no basta; hace falta la afinidad. "Lo semejante atrae a lo semejante".
  7. Mantened la unidad de criterios en la educación de vuestros hijos.
  8. Tomad la decisión de amaros todos los días.
  9. Reconoced privada y públicamente las cualidades del otro.
  10. Cuidad vuestro amor con obras.


Matar el amor conyugal, en vez de cuidarlo, curarlo y protegerlo

  1. No se olvide "pasar factura" cada día a su pareja por todos sus fallos, errores, defectos, fracasos, debilidades, "gracias" y bobadas.
  2. Cultive su mal carácter, su aspereza de trato y no deje de fruncir el ceño.
  3. No se dé nunca por satisfecho ni contento.
  4. No pase un solo día sin hacer un verdadero drama por una nimiedad.
  5. No exprese su dolor o su rabia abiertamente, ni diga lo que piensa o siente.
  6. No se le ocurra jamás tratar de ver las cosas desde la perspectiva, las circunstancias y la particular forma de ser de su pareja.
  7. No se le ocurra jamás dar el primer paso en el terreno de las relaciones íntimas.
  8. Imponga siempre su criterio en todo lo referente a la educación de los hijos y a cualquier decisión importante y no ceda jamás.
  9. Póngase siempre en lo peor, muéstrese receloso.
  10. Involucre a los hijos en los conflictos conyugales.
  11. No comparta con su pareja ni proyectos, ni gustos, ni aficiones.
  12. Filtree un poco, tontee con otros u otras.