La Cultura

La CULTURA es el conjunto de costumbres, creencias, actitudes y valores que son típicos de una determinada sociedad.

En la antropogénesis no pueden separarse el proceso de hominización (evolución biológica) y el proceso de humanización (desarrollo cultural). La relación entre evolución y cultura ha sido recíproca durante la constitución de nuestra especie. El progreso cultural ha influido en la evolución ejerciendo una función selectiva.

Han de distinguirse dos nociones de "cultura":
  1. Está relacionada con la educación de la ciudadanía.
  2. A ella pertenece todo aquello que no se hereda biológicamente, sino que se transmite y se aprende socialmente.
En realidad, más que de cultura, habría que hablar de culturas.

Pueden distinguirse tres ámbitos de la cultura en todos los sistemas culturales:
  1. El tecno-económico: formas de producir bienes materiales (relación con el medio físico).
  2. El socio-político: formas de relación social (relación entre los individuos entre sí y con otros gupos sociales): parentesco, familia, grupos, organizaciones políticas.
  3. El axio-ideológico: creencias religiosas, visiones del mundo, valores y normas que orientan la vida en una sociedad (relacionada con los fines últimos).

La cultura humana frente a las "culturas animales"

Los animales solamente aprenden por imitación de sus congéneres y su vida se encuentra regulada por instintos, no por la cultura.

Nuestra cultura se distingue radicalmente de la cultura animal por su forma de transmisión, mediante los símbolos del lenguaje y por alcanzar todos los aspectos de la vida humana. Todo lo que hacemos, pensamos y decimos diariamente está relacionado con pautas y usos, instrumentos y artefactos, normas y valores de carácter cultural; todo está culturalmente moldeado.


La diversidad cultural de la humanidad

Tiene su fundamento en el carácter "abierto" de las capacidades naturales del ser humano. La diversidad cultural ha dado (y sigue dando lugar) a diversas actitudes:
  1. El racismo: al que se opone el hecho de que las diferencias raciales no explican ni las diferencias culturales ni tampoco las diferencias intelectuales entre los individuos.
  2. El etnocentrismo: consiste en juzgar a las otras culturas desde la propia, dando por supuesto que ésta es la mejor y la más conforme con la naturaleza humana.
  3. El relativismo cultural: es una reacción contra el etnocentrismo y sostiene que una cultura no puede ser juzgada desde otra. El relativismo no admite valores universalmente válidos.
  4. Frente al relativismo cultural cabe sostener que existen ciertos valores transculturales, no porque sean universales de hecho (no porque se reconozcan de en todas las culturas), sino que son universalizables, en la medida en que interesan a la humanidad como tal.

No hay comentarios: