VALORES PARA VIVIR

En un curso de formación llamado "VALORES PARA VIVIR" impartido en el barrio marginal de las Tres Mil Viviendas de Sevilla, se mostraba que:


Los VALORES HUMANOS guían nuestra conducta y nuestras decisiones. Dan sentido a lo que hacemos. Nos hacen sentirnos realmente humanos.


Son (en positivo):
  • No-dejadez -------------------------------------> RESPONSABILIDAD
  • No-engaño --------------------------------------> HONESTIDAD
  • No-soberbia ------------------------------------> HUMILDAD
  • No-altanería ------------------------------------> SENCILLEZ
  • No-irrespetuoso-------------------------------> RESPETO
  • No-fanatismo -----------------------------------> TOLERANCIA
  • No-competición, no egoísmo -----------> COOPERACIÓN
  • No-separación, No-segregación ------> UNIDAD
  • No-odio, no-envidia --------------------------> AMOR
  • No-violencia, no-agresividad -----------> PAZ
  • No-esclavitud -----------------------------------> LIBERTAD
  • No-desgraciado --------------------------------> FELICIDAD
Aunque difícil, sería un objetivo "elevado" que nos comportáramos siguiendo estos criterios y los transmitiéramos a los demás: Ser responsable y actuar libremente, ser honesto, humilde y sencillo, que en la relación con los demás se sienta el respeto y la tolerancia, que actuemos unidos, colaborando los unos con los otros, en un ambiente "amoroso", lleno de paz, y buscando la felicidad. Demasiado idílico.

Al parecer, todos llevamos estos valores dentro, en lo más íntimo de nuestro ser. El entorno cultural, las tradiciones y los hábitos pueden dejar parcialmente ocultos estos valores a nosotros mismos. Mediante técnicas específicas, uno los puede volver a "sacar a flote".

En ocasiones se puede trabajar la CONCIENCIA o también la VISIÓN de lo que solemos hacer o sobre lo que ocurre a nuestro alrededor: muchas veces no vemos las cosas o las hacemos por la rutina; tiene que venir alguien de fuera para hacernos caer en la cuenta.

La educación para la ciudadanía y la educación ético-cívica están de moda. También la CONVIVENCIA y CULTURA DE PAZ, que promueven:
  1. La prevención de la violencia,
  2. El rechazo de los prejuicios de cualquier tipo y los comportamientos sexistas,
  3. La mejora del clima de convivencia democrática, basada en el respeto y en el diálogo, y
  4. La mediación y resolución pacífica de conflictos.

Una comunidad con una cultura y tradiciones que potencie estos valores humanos o criterios de comportamiento, sobre todo para contagiar a l@s más jóvenes con el ejemplo, es una comunidad que tiene salud desde el punto de vista psicológico y social.

[...]

Para reforzar la convivencia y la cultura de paz, trabajar los VALORES es complementario al de asegurar el cumplimiento de las NORMAS establecidas.

La universidad debe proyectar valores como "la libertad, la equidad y la solidaridad". Y por su parte, los alumnos se comprometen a ser "autónomos", "a asumir sus actos y sus consecuencias", a ser "razonables", a tener "sentido de justicia", a conocer la legalidad y estar dispuestos "a dirimir racionalmente las diferencias con los otros". Fragmento del borrador de un capítulo dedicado a la formación en valores del Estatuto del Estudiante - Ministerio de Ciencia e Innovación.

"Tenemos que estar unidos y cohesionados"..."No basta con un plan económico, necesitamos recuperar los valores que puedan sostenerlo. Hay que dar la batalla de las ideas. Una sociedad vacía de valores será peor y más pobre. Y esa batalla la vamos a ganar con nuestro discurso, pero sobre todo con nuestra conducta. Como siempre."..."España tiene que recuperar valores como el trabajo bien hecho, la austeridad, el espíritu de superación, el esfuerzo, el mérito y el espíritu cívico. Estos valores están en crisis." Mariano Rajoy