Siete pasos para vencer el dominio del ego y la vanidad - Wayne Dyer

He aquí siete recomendaciones destinadas a evitar que te identifiques en una clave falsa con el ego y la vanidad.
  1. No te sientas ofendido. Es tu ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es. Por supuesto, actúa para erradicar los horrores del mundo, que emanan de la identificación masiva con el ego, pero vive en paz. Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y a la guerra.
  2. Libérate de la necesidad de ganar. Al ego le encanta dividirnos entre ganadores y perdedores. Es imposible ganar todo el tiempo. Si tu cuerpo no rinde para ganar ese día, sencillamente no importa, si no te identificas exclusivamente con tu ego. Adopta el papel de observador, mira y disfrútalo todo sin necesitar ganar un trofeo. Vive en paz, irónicamente, aunque apenas lo notes, en tu vida surgirán más victorias a medida que dejes de ir tras ellas.
  3. Libérate de la necesidad de tener razón. El ego es fuente de conflictos y disensiones porque te empuja a hacer que los demás se equivoquen.  El Espíritu creativo es bondadoso, cariñoso y receptivo, y está libre de ira, resentimiento y amargura. «¿Qué quiero? ¿Ser feliz o tener razón?». 
  4. Libérate de la necesidad de ser superior. La verdadera nobleza no tiene nada que ver con ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras antes. Céntrate en tu crecimiento, con constante conciencia de que no hay nadie mejor que nadie en este planeta. Cuando proyectas sentimientos de superioridad, eso es lo que te devuelven, y te lleva al resentimiento y en última instancia a sentimientos de hostilidad.
  5. Libérate de la necesidad de tener más. Por mucho que logres o adquieras, tu ego insistirá en que no es suficiente. Te verás luchando continuamente y eliminarás la posibilidad de alcanzar la meta, pero en realidad ya la has alcanzado, y es asunto tuyo decidir cómo utilizar el momento presente de tu vida. Irónicamente, cuando dejas de necesitar más, parece como sí te llegara más de lo que deseas. Como estás desapegado de esa necesidad, te resulta más fácil transmitírselo a los demás, porque te das cuenta de lo poco que necesitas para sentirte satisfecho y en paz. Creas, atraes lo que deseas hacia ti y te desligas, sin exigir que se te presente nada más. 
  6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros. Puede resultar un concepto difícil si piensas que tú y tus logros sois lo mismo.
    Fíjate en todo y agradece las capacidades que te han sido concedidas, la motivación para lograr cosas y las cosas que has acumulado, pero atribúyele todo el mérito a la fuerza de la intención que te dio la existencia y de la que formas parte materializada. 
  7. Libérate de tu fama. La fama que tienes no está localizada en ti, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella. Si te preocupas demasiado por cómo te van a percibir los demás.  No hay nada que no puedas hacer, a menos que te desconectes de la fuerza y te convenzas de que tu meta consiste en demostrarles a los demás tu superioridad y autoridad y dediques tu energía a intentar ganar una fama extraordinaria entre el ego de los demás. Mantén tu propósito, deslígate de los resultados y acepta la responsabilidad de lo que reside en tí: tu carácter. Deja que otros discutan sobre tu fama; no tiene nada que ver contigo.

    Lo que pienses de mí no es asunto mío.



    Extracto del libro "El poder de la intención" de Wayne Dyer

¿Qué son los límites?

La idea de poner límites a veces confunde a las personas, pues temen a la reacción que recibirán. Entonces se resignan a tolerar lo intolerable, pensando que así mantienen intacta la relación.

La realidad es que para que las relaciones sean verdaderamente íntimas y profundas, para que exista respeto y comunicación, deben establecerse límites claros y firmes. De lo contrario, la relación se llena de abusos y de resentimientos, y poco a poco va deteriorándose.

Los límites son líneas imaginarias que la persona pone a su alrededor para protegerse, tanto física como emocionalmente, de aquellos que pueden agredirla, molestarla, ofenderla o abusar de ella. Te damos las claves para implementarlos en tu vida y darte a respetar.
 

1. Date permiso para poner límites. No necesitas la aprobación ajena. Tampoco que los demás entiendan tu posición. Determinar hasta dónde puede llegar contigo una persona es tu derecho como individuo. (por supuesto, también debes rspetar los ajenos).
 

2. Conoce tu nivel de tolerancia. Toma nota mental de cuándo, con quién y bajo qué circunstancias te sientes molesto/a, frustrado/a@, abusado/a, burlado/a o experimentas cualquier otro sentimiento desagradable. Esto te dice qué límite personal está siendo violado.

3. Cuando una persona viole tus límites, déjaselo saber. No tienes que enojarte, ofenderte o alzar la voz. Basta con que le informes, de una manera honesta y firme, qué acción o actitud suya te perturba. Ojo: es posible que esa persona trate de hacerte sentir mal por expresar tus sentimientos. No te sientas culpable y ¡resiste el impulso de dar explicaciones! Tú tienes el derecho a decir qué aceptas o no en tu vida.

4. Infórmale cómo deseas ser trata
do/a. Sé específico/a. Por ejemplo, en el caso de las amigo/as con problemas de dinero habría que decir: "Cuando te doy dinero, espero que me lo pagues en la fecha que acordamos".

5. Explica cuáles serán las consecuencias si no respetan tus límites. No se trata de que amenaces, pero si notas que te pone resistencia, infórmale a esa persona qué pasará si persiste en su comportamiento. Ejemplo: "Si no cumples con los pagos, no voy a poder hacerte otro préstamo".

6. Mantente firme. Muchas veces la persona acepta tus condiciones... sólo para, de manera indirecta, hacerte sabotaje. Ejemplo: se "olvida" de la fecha de pago. En esos momentos, es fácil disculpar a la persona y caer en el patrón de antes. ¡Resiste la tentación! Deja que la persona asuma la consecuencia de sus actos.

Recuerda: nosotros mismos le enseñamos a los demás de qué forma pueden tratarnos... por todo lo que les permitimos. Si haces valer tus derechos y respetar tus límites, algunas relaciones sobrevivirán, haciéndose más fuertes y genuinas; otras se irán diluyendo o simplemente terminarán, quizás no en los mejores términos.

Pero recuerda, si para mantener una relación tienes que dejarte abusar o irrespetar, es mejor dejarla ir. Los límites claros crean relaciones fuertes.