El perfil de un líder

[Artículo en construcción]

Ser un jefe ideal según Randstad (fuente: El Jefe ideal - Nuevas Empresas y Nuevos Trabajadores para Nuevos Tiempos ): 
  1. Capacidad de resolución. Reducir los problemas a lo realmente importante y tomar decisiones asumiendo las consecuencias de sus ideas. Coordinar el tiempo de trabajo y eliminar aquellas tareas innecesarias.  Ejemplo a seguir, se le nota ilusión. Promotor del cambio. Creatividad e innovación. Capaz de aprender de los demás. No tiene miedo de rodearse de los profesionales más aptos para aprender de ellos y conocer el mejor resultado en aquello que hacen.
  2. Pertenencia a un grupo. Un miembro más, transmite un objetivo común al resto. Capacidad de comunicación fluida, transparente (honesta), directa y respetuosa. Conciliador. Promover la buena relación dentro del grupo, comprensión a la hora de entender a los demás y capacidad de diálogo. No impone sus opiniones, sino que convence a sus colaboradores. Motivador para reforzar las carencias e impulsar los puntos fuertes de cada uno de sus colaboradores para ayudarles en su formación profesional. Saber delegar y confiar en los colaboradores. Estandarte de la compañía. Traslada los valores y la visión de esta para hacer que sus colaboradores se sientan parte importante de ella. 
Ser jefe excelente, es cuestión de combinar liderazgo y motivación así como compartir una manera de entender la empresa que hace que los empleados también se impliquen y disfruten trabajando.
  1. Los negocios son un ecosistema, no un campo de batalla. Se pueden formar simbiosis para sacar ventajas, sin importar que sean con competidores.
  2. Una empresa es una comunidad, no una máquina, una colección de personas con esperanzas y sueños que, conectan en pos de un propósito más alto. Para lograrlo tratan de incitar a la colaboración y la búsqueda del bien para todo el equipo.
  3. Dirigir es servir, no controlar, marcando un camino y tratando después de que sus empleados tengan a su disposición las herramientas necesarias para atravesarlo y llegar al objetivo marcado. De esta forma apoyan la toma de decisiones, dejando a los empleados tomar sus propias decisiones.
  4. Los empleados son colegas, no hijos, como a iguales y los hacen sentir las personas más importantes de la empresa, lo que sirve para que los empleados sean capaces de hacerse dueños de su destino.
  5. La motivación es fruto de una visión, no del miedo, de lo que quiere, de su futuro.
  6. El cambio se equipara al crecimiento, no al dolor
  7. La tecnología potencia la empresa, no la automatiza. Además de permitir controlar y pronosticar mejor, también para fomentar la creatividad y mejorar las relaciones. 
  8. El trabajo no debe ser cansado, sino divertido.


Liderazgo es una cualidad que posee una persona o un grupo, con capacidad, conocimientos y experiencia para dirigir a los demás.
  • “Liderar el entusiasmo es mucho más productivo que gestionar la obediencia”. Fredy Kofman.
  • ”La persuasión es la exquisita mixtura entre obligar y convencer” Ortega y Gasset
El buen liderazgo debería ser como en el judo, donde NO se trata tanto de forzar como de canalizar el impulso de los demás hacia los objetivos.


¿ Qué se espera del líder?
  • Adaptabilidad
  • Confianza en sí mismo
  • Educación
  • Energía
  • Entusiasmo
  • Inteligencia
  • Madurez emocional
  • Presencia
  • Sociabilidad
  • Empatía (ponerse en el lugar del otro, escucha activa...)
  • Coherencia (hacer lo que dice)
  • Respeto al grupo (reconocer méritos ajenos)
  • Autenticidad.
  • Juicio y criterio propio orientado
  • Colaboración
  • Sentido de pertenencia al grupo
CRISIS DE LIDERAZGO: “El clavo que sobresale se lleva los mejores martillazos”. Proverbio japonés

Se precisa más que “Líderes de líderes” Vs “Líderes del día a día”, requiere:
  • TENER UNA VISIÓN
  • CREER PARA CREAR EN UNA MISIÓN
  • GENERAR COMPROMISOS
  • CAPACIDAD DE GESTIÓN
  • TENER UN ESTILO persuasivo
Requiere habilidades: sociales asertivas, comunicativas, negociadoras.

Es fundamental que los líderes valoren, motiven, estimulen, refuercen y saquen todo lo mejor de cada trabajador.

Para ser un buen líder hay que tener una mentalidad de ganar/ganar, es decir, poner en marcha las dotes humanas de la autoconciencia, la imaginación, la conciencia moral y la voluntad en las relaciones con los demás. Implica un aprendizaje recíproco, influencia mutua, beneficios compartidos… el camino del liderazgo es un camino de autodescubrimiento, de exploración hacia la comprensión de que nadie puede crecer sino ayuda a los demás a crecer y evolucionar hacia su mejor ser.

Se ha de primar a las personas no como un medio para lograr los resultados sino como un fin en sí mismo y dándoles el valor que se merecen, para que descubran la mejor manera de actuar en sus funciones y dejarles que desarrollen todo su saber, busquen objetivos comunes y puntos de vista que les unan en vez de separarlos.

Si todos reflexionáramos acerca de “lo mejor” que podríamos hacer para conseguir mejores resultados, seguramente pondríamos en marcha todo ése potencial que nos hace ser brillantes cuando hacemos un trabajo con ilusión, entusiasmo y confianza. Y como dijo Harry Firestone:

“Obtendrás lo mejor de los demás cuando des lo mejor de ti mismo”.



ESTILOS DE LIDEREZGO: el FEO, el MALO y el BUENO

1. EL FEO

     el AUTOCRÁTICO
  • Basado en el principio de autoridad
  • El jefe ordena y debe ser obedecido
  • Se imponen las ideas al grupo
     el PATERNALISTA
  • Prevalecen los intereses personales sobre las de la organización
  • No informa de objetivos, da consignas
  • En el grupo tiende a haber tensiones, competitividad y falta de motivación
2. “LAISSEZ FAIRE....” EL MALO “LAISSEZ FAIRE....”
  • “Dejar hacer, dejar pasar”
  • Basado en exigiendo lo mínimo se consiguen los objetivos
  • El jefe se abstiene de guiar, no da consignas y deja hacer al propio grupo.
  • Para evitar conflictos se inhibe de ejercer la autoridad o el control
  • En el grupo suele haber una agresividad latente
3, EL BUENO DEMOCRÁTICO (Participativo o transaccional)
  • Se valora el trabajo y la persona.
  • Las decisiones se toman entre el jefe y el grupo.
  • La función del jefe se basa en la coordinación (facilitador)
  • El grupo consigue los objetivos
 
Todos y cada uno de nosotros tenemos una visión que nos mueve a intentar alcanzar unos objetivos, unas metas, unos principios por cumplir. La visión se nos muestra como un sueño, una experiencia que nos impulsa a dar lo mejor que hay en nosotros.

Es lo que mueve que gente común consiga resultados excelentes, porque sabe que en su interior está el motor de arranque para el despegue, es ésa fortaleza innata que poco a poco van adquiriendo a través de las experiencias, lo que les va a acercar a sacar su potencial, para encontrar un sentido en aquello que se enfoquen. Con la ayuda de la imaginación no sólo conseguirás lo que es razonable sino que llegarás hasta donde es posible…

La visión se muestra como una experiencia, una forma de vivir que te trae aquí y ahora y hace que a través de la imaginación te permita ver más allá. Crea tus imágenes para acercarte a ésa realidad tangible que ahora no ves, despierta tus emociones que te hagan sentir que tienes ya eso que tanto quieres, escucha tus emociones. ¿Cómo podrías hacerlo?… pregúntate:
  1. ¿Cómo es aquello que quiero?.
  2. ¿Cómo me siento estando allí?.
  3. ¿Cuáles son las consecuencias en mi vida de estar allí?.

Para que puedas dar respuesta a éstas preguntas tienes que salir de tu mundo externo y tener momentos de introspección a solas y en silencio para descubrir dónde quieres de verdad ir… cuando uno menos se lo espera, de la mente florece un pensamiento, una emoción, una vivencia que te hace entender y descubrir todo lo que antes estaba oculto de ti mismo.

El gran reto está en tener la disciplina para perseverar y tener paciencia en que aquello que quieras emprender es realmente el rumbo acertado para ti que quieres seguir.


El verdadero líder no quiere seguidores, gente sumisa a su alrededor acatando órdenes sin más, quiere nuevos líderes que hagan crecer su visión porque sabe que para que una idea o proyecto crezca hace falta un equipo que lleve a cabo todas ésas ideas.

El líder crea una visión que inspire y mueva en los demás a descubrir su verdadero potencial, con ello está aportando entusiasmo e ilusión en tus colaboradores, desarrollando hábitos y competencias que harán realidad los sueños, que lo que hagan valga la pena para ellos y tenga un sentido.

Si quieres sacar lo mejor de ti centra tu mente y:
  • Confía, apoya, se paciente, tolerante y ayuda a tus colaboradores para que se superen por encima de sus aparentes limitaciones.
  • Motiva e ilusiona para que aumente la productividad y el buen clima de trabajo, creando oportunidades ante las dificultades, transmite con tus palabras, tus gestos y tus acciones. Siempre hay una solución para todo si hay compromiso y se aprende a explorar en lugar de criticar. Da ejemplo no diciendo sino haciendo las cosas de la mejor manera posible.
  • Se generoso y comparte la información no solo cuando sea necesario, facilita el trabajo a los demás para que todo sea más fácil y llevadero.
  • Se abierto de mente para no tomarte cualquier comentario de manera personal por desagradable que parezca. Escucha los puntos de vista de los demás, sin connotación personal y te ayudará a abrir posibilidades, mirar con perspectiva para rectificar, mejorarte a ti mismo y crecer como persona.
  • Preocúpate por conocer a las personas, pasa tiempo con ellas para averiguar lo que necesitan, lo que les ilusiona, lo que les angustia y cómo interpretan el mundo.
  • Se coherente en lo que dices y haces ganando credibilidad en los demás. Cuando haces lo que dices la gente te seguirá y creerá en ti. No luches por intentar ser visto como alguien que no eres, busca la transparencia en la comunicación y no la superficialidad.
  • Facilita que las ideas y valores que quieres propiciar sean entendidas por todos ya que cada uno tiene una forma diferente de observar la realidad.
  • Descubre que el universo es infinito y abundante para todos. Busca ésa unión y cooperación en todo lo que hagas. Comparte en lugar de dominar y poseer. Acepta en lugar de rechazar.
Si los pasos que das día a día son pequeños no es lo importante, lo verdaderamente esencial es que los des con la grandeza de tu espíritu.


Enlaces: